21 de septiembre, 2020

Un estudio liderado por el servicio de Cardiología de Clínica Rotger logra la recuperación de la contractilidad de un corazón infartado.

DM. El Dr. Álvaro Merino, jefe de Servicio de Cardiología de Clínica Rotger y Hospital Quirónsalud Palmaplanas, y el Dr. Antoni Gayà, del Banc de Sang i Teixits

Recuperación de la contractilidad de un corazón infartado. El estudio, financiado por el grupo Quirónsalud, está impulsado por el doctor Álvaro Merino, Jefe del Servicio de Cardiología de la Clínica Rotger y Hospital Quirónsalud Palmaplanas y su equipo en colaboración con los doctores Antoni Gayà y Javier Calvo del Banc de Sang i Teixits.